¡Hola mundo!

       

Me encanta que me digan lo que tengo que hacer. Es fácil hablar. Sobre todo cuando la facilidad para hacerlo es para ti cosa natural. Ahi vas, desenfadado, eufórico y estridente: “Lo que tu tienes que hacer es ponerte la pilas, dejar de pensar en tus limitaciones y enfocar tus esfuerzos en el objetivo desnudo, en la meta final”.

Ya te voy a dar yo a ti tu meta final, maldito entrometido.

Me voy a quedar aquí sentado, respirando profundamente, imaginando historias absurdas, desenlaces felices, mientras la pared enfrente de mi se metamorfosea y el sol  de media tarde la colorea con detalles delirantes.

Y de lo que tengo que hacer, ya me encargaré mas tarde.

Join the discussio n

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *